Base perfecta para un Cupcake

base cupcakes happy day bakery

Vamos a preparar la receta original de la masa de cupcakes, la diferencia con la de una magdalena normal es que no lleva aceite, sólo mantequilla, así la mantequilla le da ese sabor tan entrañable y delicioso que nos recuerda a los dulces de monja!!

Manos a la obra:

-       100 gr de mantequilla

-       150 gr de harina de repostería

-       50 gr de maizena

-       200 gr de azúcar normal (blanquilla)

-       1 sobrecito de levadura( tipo royal)

-       1 cucharadita de esencia de vainilla (indispensable para el sabor)

-       150 ml de leche

-       3 huevos

Primero batimos muy bien los huevos junto con la leche y la esencia de vainilla, cuanto mas batamos mas esponjosa saldrá la base de cupcake y mas tiempo durará.

En la batidora de varillas (tipo Kitchen Aid) mezclamos el azúcar con la mantequilla. La mantequilla tiene que estar blandita para que no salgan grumos.

Una vez que está bien integrado el azúcar con la mantequilla,  añadimos la harina, la maicena y la levadura pero siempre tamizándolo con un colador grande. El colador es fundamental para airear la harina y evitar los pegotes de grumos que nos fastidian cualquier masa.

A la mezcla pastosa le añadimos los huevos previamente batidos con la leche y la esencia de vainilla, y seguimos dándole a la varilla hasta que la masa está ligera y cremosa.

Vertemos la masa en las cápsulas de magdalena que hemos colocado previamente en un soporte de cápsulas  de acero para que el papel no se deforme en el horno.

Calentamos el horno antes de meter la masa y a 180 grados y unos 20 minutos la base quedará perfecta, pero para asegurarnos le metemos un cuchillito antes de sacarlas del horno para comprobarlo.

Esta base se puede decorar con frosting de queso, de vainilla, de chocolate, de dulce de leche… siempre estará deliciosa!!